#Ahora

Crisis de los misiles: ¿es posible una tercera guerra mundial?

EE.UU. contempla “todas las opciones” como respuesta al lanzamiento de Pyongyang que sobrevoló Japón. Para el mandatario nipón fue “una amenaza sin precedentes”. China indicó que se llegó a “un punto crítico”. Y Rusia advirtió que la adopción de sanciones abrirá “un camino hacia la catástrofe”

El lanzamiento de un misil por parte de Corea del Norte que sobrevoló Japón antes de caer al Pacífico, este martes por la madrugada, encendió las alarmas de la comunidad internacional.

Estados Unidos no tardó en responder y advirtió que contempla “todas las opciones” como respuesta a la agresión. China, principal aliado y socio comercial de Corea del Norte, llamó a todas las partes a “no hacer nada que pueda hacer escalar aún más las tensiones en la región” ya que se alcanzó “un punto crítico”.

Al mismo tiempo, Beijing volvió a criticar las maniobras militares conjuntas que Estados Unidos y Corea del Sur realizan regularmente en la región y que se extenderán hasta el 31 de agosto. Esta, según Pyongyang, es una las razones que explicarían el actual lanzamiento misilístico.

Rusia, por su parte, también hizo pública su posición con una advertencia que provocó resquemor. Sostuvo que la adopción de nuevas sanciones o el empleo de la fuerza contra Corea del Norte es un “camino hacia la catástrofe”.

“Si esto termina en una guerra, ya nadie se preguntará quién es el responsable. Estaremos ante una realidad absolutamente nueva y las tragedias serán incontables”, dijo el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, a los periodistas en Astaná.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, definió el suceso como “una amenaza grave sin precedentes”. Y contó que conversó telefónicamente con Donald Trump, quien dijo que apoya a Japón un 100%. Ambos coincidieron en “aumentar la presión sobre Corea del Norte”.

Se trata del primer proyectil norcoreano que sobrevuela territorio de Japón en años.

¿Es factible una respuesta bélica?

“Las acciones amenazadoras y desestabilizadoras solo aumentan el aislamiento del régimen de Corea del Norte en la región y entre todas las naciones del mundo”, sostuvo la Casa Blanca en un comunicado.

Acto seguido, informó las acciones que evalúa como respuesta: “Todas las opciones están sobre la mesa”, se afirmó.

Pyongyang “ha violado todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que aprobamos y creo que debemos tomar una decisión fuerte”, destacó la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley.

Ante este panorama, la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, consideró que el conflicto en la península coreana ha alcanzado un “punto crítico”.

El estado de situación es tan delicado que la funcionaria hizo un llamado a las partes a “no hacer nada que pueda hacer escalar aún más las tensiones en la región”.

“La presión, las sanciones y amenazas” no pueden resolver el problema. Sólo la vuelta a la mesa de negociaciones podría relajar la situación, añadió.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá urgentemente a petición de Washington y Tokio.

La postura rusa

Rusia advirtió este martes que la adopción de nuevas sanciones y, lo que sería peor, el empleo de la fuerza contra el régimen de Corea del Norte, es un “camino hacia la catástrofe”.

El Consejo de Seguridad de la ONU, agregó, debe concluir que “las medidas de fuerza son categóricamente inaceptables”.

“Creo que debemos luchar con todas nuestras fuerzas contra esa opción. Si esto termina en una guerra, ya nadie se preguntará quién es el responsable. Estaremos ante una realidad absolutamente nueva y las tragedias serán incontables”, dijo el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov.

El conflicto

Pese a las últimas sanciones aprobadas tras el último ensayo, este martes a la madrugada Corea del Norte volvió a lanzar un misil balístico de forma inesperada que sobrevoló el norte de Japón.

El lanzamiento se realizó desde Sunan, cerca de Pyongyang, casi a las 6 (17:57 hora argentina), y sobrevoló Japón, explicó el Estado Mayor surcoreano. Recorrió 2.700 kilómetros antes de hundirse en el Pacífico.

Se produjo un par de días después de que Corea del Norte probara tres misiles de corto alcance, que fueron considerados como una provocación ante el ejercicio militar conjunto anual que realizan Estados Unidos y Corea del Sur.

El régimen de Kim Jong-Un este mes había amenazado con lanzar proyectiles hacia la isla de Guam y hasta con “hundir” a EE.UU.

Si efectivamente se atacara a la isla de Guam, los misiles tendrían que pasar necesariamente sobre el archipiélago de Japón.

El régimen norcoreano realizó dos pruebas con misiles balísticos intercontinentales en julio, que parecen haber puesto a su alcance buena parte del territorio de Estados Unidos, a lo que Trump reaccionó advirtiendo que Washington podía responder con “fuego e ira”.

Pyongyang ha avanzado rápidamente en su tecnología militar, un programa que le ha valido un endurecimiento de las sanciones por parte de la ONU. El Consejo de Seguridad adoptó el 5 de agosto pasado, por unanimidad, un nuevo paquete de sanciones contra Corea del Norte por disparar un misil con la capacidad de alcanzar territorio estadounidense.

Repudio argentino

El gobierno argentino manifestó “su más enérgico repudio” al nuevo lanzamiento de un misil balístico por parte de la República Popular Democrática de Corea, que sobrevoló la isla de Hokkaido e impactó en el Océano Pacífico, “más allá de la Zona Económica Exclusiva de dicho país”.

La Casa Rosada lo consideró una “manifiesta violación a las obligaciones internacionales emanadas de las Resoluciones del Consejo de Seguridad relativas a los programas nuclear y misilístico norcoreano” y “otro acto de hostilidad y provocación a la comunidad internacional”.

Acto seguido, se instó a Corea del Norte “a dar cumplimiento inmediato a las citadas Resoluciones, poniendo fin a esta metodología de actos hostiles en la región que constituyen una nueva amenaza a la paz y la seguridad internacionales”.

iprofesional.com

Deja un comentario