#Ahora

SanCor sigue sin destino y al borde del cierre

Un grupo alimenticio desconocido en el sector agroindustrial argentino ofrece pagar u$s 130 millones para quedarse con el control de SanCor, siempre y cuando al cooperativa se convierta en una sociedad anónima.

Se trata de Alaisa Distribuidora, de la cual no existen muchas precisiones sobre su objetivo social y sobre su estrategia comercial y que mediante una carta enviada al Consejo de Administración de la cooperativa láctea, ofrece comprar el 51% de las acciones de la S.A que supuestamente se encuentra en gestación.

“Grupo Alasia, con presencia en varios países en el rubro alimenticio, ratifica el interés por adquirir un derecho mayoritario del 51% de la empresa SanCor Coop en la reestructuración de esta cooperativa a través de una S.A. por la suma de u$s130 millones, con la intención de ejercer el control de la misma” dice la misiva enviada y firmada por Carlos D’occhio como presidente de Alaisa Distribuidora.

La empresa agrega que tiene intenciones de fortalecer a los pequeños productores y tamberos que deseen incrementar sus niveles de producción aportando una línea financiera de 2% anual estimada entre u$s80 millones y u$s 100 millones.

“Alaisa tiene prevista una política fuertemente productiva, de tal manera que SanCor recobre nuevamente mercados tradicionales para que productos alimenticios argentinos tanto en el mercado interno como en el externo”, agrega la carta que el organismo de control de la cooperativa recibió el 19 de agosto pasado.

Los ejecutivos de esta compañía cuya sede se encuentra en el barrio porteño de Puerto Madero, entienden que la inyección de estos fondos “tendrá un impacto beneficioso, logrando que cuando un productor necesite inversión para tecnología y quiera producir más, la tenga”.

Desde SanCor y mediante otra carta, los ejecutivos de la cooperativa solicitan a Alaisa que acerque información sobre la compañía y la ampliación y explicación de la propuesta.

En este sentido, agregan que la información debe ser remitida al estudio Orlando Ferreres & Asociados, contratado por SanCor para analizar las diversas alternativas de reestructuración que podría encarar la cooperativa, entre las cuales se encuentra la de convertirse en una sociedad anónima.

De todos modos, hasta ahora no existen mayores avances en cuanto a ese proceso de reconversión en sociedad anónima, más que la ratificación por parte del Consejo de Administración de la Cooperativa del llamado “Plan SanCor” durante la última asamblea realizada el 30 de mayo pasado en la sede de la láctea, en la localidad santafesina de Sunchales.

En ese encuentro, se resolvió la implementación y ejecución de un plan de reestructuración societaria, operativa y financiera de la cooperativa con el objetivo de asegurar la mayor cantidad de fuentes laborales directas e indirectas, negociar con los acreedores de manera responsable y equitativa y mantener el mayor valor estratégico posible de los activos y marcas de SanCor.

Se hace referencia también a la incorporación de socios “estratégicos” y de la creación de un fideicomiso financiero de administración impulsado por el gobierno nacional que debe aportar $450 millones para capital de trabajo, a 12 meses de plazo y bajo un sistema de amortización americano, con una tasa de interés de 14% fija anual y en pesos a ser cancelado mensualmente.

De esos fondos, hasta ahora las autoridades nacionales solamente giraron $200 millones y tienen en el freezer los $250 millones restantes por entender que desde la gerencia de SanCor no se han mostrado señales de cambios positivos a la hora de manejar las finanzas y los negocios de la cooperativa.

De hecho, para garantizar esos aportes, el Gobierno obligó a la láctea a ceder a favor de Nación Fidecomisos en su carácter de fiduciario del fondo, del 10% de las acciones que la cooperativa posee en la sociedad Mead Johnson Nutrition Argentina y del 50% del capital que controla en Arla Foods Ingredients (Afisa).

También se constituyó una prenda sobre la marca SanCor como condición para el primer desembolso de fondos que ya se llevó a cabo.

La propuesta de este grupo empresario desconocido es la primera en oficializarse desde las oficinas de SanCor, ya que en el caso de las de Fonterra y Saputo solamente se tienen indicios o trascendidos que en su mayoría son impulsados por funcionarios del gobierno de Santa Fe.

Entre ellos, el secretario de Lechería de la provincia, Pedro Morini, quien asegura que las intenciones del grupo neozelandes Fonterra siguen intactas y que llevarán entre 50 y 90 días más de negociaciones. También aseguró que dos fondos de inversión se encuentran mirando los números de SanCor así como la canadiense Saputo y un holding de origen árabe.

El funcionario anticipó que hasta fin de año no habría novedades en cuanto a la constitución de una sociedad anónima que reemplazaría la actual figura legal de cooperativa a través de la cual funciona hoy SanCor.

En declaraciones a medios de su provincia, Morini admitió que la cooperativa “no está trabajando con normalidad porque recibe cerca de un millón de litros diarios de leche, más otros 300.000 en estado de polvo, que se vuelca al mercado interno y que no exporta”.

Reconoció también que los productores siguen cobrando de manera atrasada al igual que el personal. También insistió en que se espera que la Nación envíe el resto de los fondos prometidos.

Fuente: iprofesional.com

Deja un comentario