#Ahora

ABUSOS SEXUALES | CIFRAS Y CARACTERÍSTICAS QUE MUESTRAN UNA CUENTA PENDIENTE DESDE EL ESTADO

El médico psiquiatra y sexólogo Walter Ghedin precisó a Infobae conceptos y definiciones sobre cómo identificar la personalidad de un abusador:

“Las personalidades que cometen abusos sexuales son extremadamente astutas, con una perspicacia a toda prueba para captar la vulnerabilidad de la víctima. Hay en ellos una seguridad pasmosa; creen que la mujer es débil y susceptible de caer bajo el encanto de sus habilidades de conquista y sexuales.

El abusador subestima a la mujer, carece de empatía y está centrado solo en su objetivo. Asimismo cuando ve que sus estrategias pueden ser descubiertas actúan con rapidez para torcer o replantear los lineamientos del plan”.

Por su parte, el Plan Nacional de Prevención del embarazo no intencional en la adolescencia (Plan ENIA) señaló las modalidades más frecuentes de los abusos sexuales :
-Abuso sexual infantil intrafamiliar : cuando el abusador es un familiar
-Abuso sexual por parte de extraños : pueden ser desconocidos o personas que pertenecen a su entorno social
-Explotación sexual comercial: es una forma de abuso sexual sistemática, a la que se suma generalmente la explotación económica por la existencia de intermediarios que lucran con su explotación
-Utilización de niños, niñas y adolescentes (NNA) con fines pornográficos
-Grooming: acoso sexual a NNA a través de Internet

Continuó Ghedin a Infobae: “El abusador es un sujeto que sabe lo que está haciendo. Es muy frecuente que a la astucia se le sumen rasgos falsamente afectuosos, lo cual favorece el desarrollo de la acción maliciosa. Son personalidades gráciles, amables, sociables, divertidas, pícaras, seductoras, trabajadoras, ejecutivas, y en todos los casos pensado para manipular”.

Cifras y escenarios en CABA, PBA y provincias

En Argentina no hay ningún organismo público que sistematice a nivel nacional los datos provenientes de las distintas instituciones que trabajan en este tema. Incluso, hasta hoy no se sistematizan ni publican los datos que se registran.

-Entre noviembre de 2016 y febrero de 2018 el Programa Las Víctimas contra las Violencias que recibe denuncias de todo el país, atendió 2842 denuncias telefónicas por abuso sexual, de las cuales 2094 (74%) correspondían a NNA y 26% a personas adultas, que habían sido abusadas siendo NNA. El 45% de las denuncias eran de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el 55% del resto del país.

-Según el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación de 2018, 7 de cada 10 víctimas menores de 18 años eran niñas. De ellas, el 38% eran menores de 11 años .

-En CABA en el año 2017 el Consejo de los Derechos de niñas, niños, y adolescentes intervino en 642 casos de abuso sexual que representan el 7,8 % del total de intervenciones y en casi 141 casos por explotación sexual y trata, que representan 1,7%.

Las estadísticas de la oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, correspondientes a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, registraron 136 denuncias por violencia sexual, sólo para NNA de 0 a 10 años para el período 2009-2013 . Un total de 103 (76%) de estas denuncias corresponden a niñas y 13 casos (24%) a niños.

Las niñas enfrentan un riesgo cinco veces más alto que los niños de ser víctimas de abuso sexual.
En la provincia de Buenos Aires entre 2014 y 2016 se registraron 12.663 casos de abuso sexual. El 83% de las denuncias corresponden a niñas y adolescentes mujeres

En el municipio de Quilmes se registraron 360 casos de abuso sexual , entre enero 2008 y octubre de 2014, según la Secretaría de Desarrollo Social local.

En el municipio Presidente Perón, una encuesta anónima (2004) aplicada a 1950 concurrentes, en su mayoría mujeres (97%) y docentes (95%) entre 19 y 59 años encontró que el 19% de las mujeres y el 8% de los varones refirieron haber sufrido episodios del abuso sexual, el 58% había sido de carácter intrafamiliar, el 38% extrafamiliar y el resto de ambos (Losada, 2012)

En la ciudad de Mercedes, provincia de Corrientes, entre noviembre de 1998 y noviembre de 2002 , sobre un total de 128 NNA de 0 a 9 años víctimas de maltrato, 39 sufrieron abuso sexual (30%) . El 85% fueron niñas y el 16% varones. (Seldes, Ziperovich, Viota y Leiva, citado por Losada, 2012)

En la provincia de Chaco, en el año 2015, el hospital pediátrico recibió 146 casos de abuso sexual hacia NNA.

En la provincia de Formosa, en 2015, se registraron 143 denuncias de abuso sexual según la asesora de Menores de Poder Judicial de Formosa (Diario El Comercial , 2018)

En la provincia de Santa Fe, en 2015, el Centro de Asistencia a la Víctima y al testigo del delito de la Defensoría del Pueblo atendió 234 casos de maltrato hacia NNA. De ellos, 170 fueron niños, niñas y adolescentes (NNA) , en el año 2015 se atendieron 58 (18%) casos de abuso sexual y 6 (2%) casos de explotación y trata.

Las conductas que constituyen abuso sexual hacia Niños, Niñas y Adolescentes (NNA) son:

-La utilización de NNA para la obtención de material pornográfico , aunque no haya contacto directo del adulto con su víctima.

– Tocar a NNA en sus genitales, zona anal y/o pechos, por encima o debajo de la ropa.

-Hacer que NNA toque al adulto en sus genitales, zona anal y/o pechos por encima o por encima de la ropa.

-Contacto oral-genital del adulto a NNA.

– Contacto oral-genital del adulto NNA.

– Contacto genital del adulto sin penetración (frotamientos contra el cuerpo de NNA con el objetivo de lograr excitación sexual y eventualmente un orgasmo).

– Penetración vaginal y/o anal con dedos y/o objetos.

– Coito.

Por supuesto que a los impactos de los abusos sexuales hacia niñas, niños y adolescentes (NNA) debe agregarse el riesgo de embarazo y el embarazo forzado.

Lo que dejó claro el caso Fardin-Darthés para la sociedad argentina -y en especial para las nuevas generaciones- en su conjunto es que la violencia de género contra las mujeres es inaceptable, unánime, tremenda, hiriente y lacerante y también plantea la reformulación de cómo establecer las relaciones y los vínculos entre hombres y mujeres.

El médico psiquiatra Ghedin explicó a Infobae que existen dos tipos de abusadores sexuales: los que son impulsivos y actúan sin programa previo -ejemplo: violadores que atacan a la víctima tomándola de sorpresa- y los que pergeñan la acción con conductas más complejas para enredar a la víctima.

“Todos son peligrosos, pero los que hacen uso de mecanismos sutiles de manipulación lo son más, porque la persona que ha caído en sus garras no sabe cómo actuar. Estos abusadores de “guante blanco” creen que poseen las habilidades suficientes para acallar a sus víctimas y que el poder, el dinero o la apariencia de “corrección social” son suficientes para que el hecho quede impune”, concluyó.

FUENTE: INFOBAE.COM

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: