#Ahora

ESTREMECEDOR INFORME SOBRE CONFLICTOS ARMADOS Y HAMBRE

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) dieron a conocer hoy un estremecedor informe en el que analizan los ocho lugares del mundo con mayor número de personas necesitadas de asistencia alimentaria, advirtiendo que el vínculo entre conflictos y hambre sigue siendo «demasiado persistente y letal».

En total, unos 56 millones de personas necesitan «con urgencia» ayuda alimentaria y para sus medios de subsistencia en estas zonas, según se desprende del informe elaborado para el Consejo de Seguridad de la ONU, que el pasado mayo adoptó una «resolución histórica» sobre la prevención del hambre en zonas de conflicto.

Según resaltaron las agencias de la ONU, la situación en Afganistán, República Centroafricana (RCA), República Democrática del Congo (RDC), Sudán del Sur y Yemen empeoró en los últimos meses de 2018 en gran parte debido a los conflictos, mientras que en Somalia, Siria y la cuenca del Lago Chad se han visto algunas mejoras gracias a un aumento de la seguridad.

El informe, explicó el director general de la FAO, José Graziano da Silva, «demuestra claramente el impacto de la violencia armada en las vidas y los medios de subsistencia de millones de hombres, mujeres, niños y niñas atrapados en un conflicto», informó la agencia de noticias Europa Press. 

Por su parte, el director ejecutivo del PMA, David Beasley, resaltó que el análisis «demuestra una vez más el vínculo trágico entre los conflictos y el hambre y cómo aún subsiste en gran parte del mundo». 

Dado que el creciente número de conflictos prolongados –como es el caso de la mayoría de los analizados en el estudio– está creando niveles de hambre sin precedentes e inaceptables, «lo que más necesita el mundo es el fin de las guerras», reivindicó Beasley.

Según ambas organizaciones, los tres años de guerra en Yemen «son una demostración fehaciente de la necesidad urgente de que cesen las hostilidades para hacer frente a la mayor emergencia de seguridad alimentaria en el mundo», con 15,9 millones de personas –el 53% de la población– necesitadas de ayuda alimentaria.

En su análisis, el informe señala que las partes enfrentadas ignoraron la condición protegida de las instalaciones y del personal humanitario, lo que ha convertido la tarea de ampliar las operaciones para evitar la hambruna en una tarea difícil y peligrosa.
República Democrática del Congo, en tanto, cuenta con el segundo mayor número de personas con inseguridad alimentaria aguda -13 millones- debido al recrudecimiento del conflicto armado. 

Le sigue Sudán del Sur, donde el informe indica que se espera que la temporada de carestía comience antes de lo normal, elevando la cifra de personas que necesitan ayuda urgente a más de 5 millones entre enero y marzo de 2019.

En la cuenca del lago Chad –que incluye el noreste de Nigeria, la región del lago Chad en este país y la de Diffa, en Níger– donde opera el grupo islamista Boko Haram, se prevé un deterioro importante de la seguridad alimentaria durante la temporada de escasez del próximo verano y se espera que 3 millones de personas se enfrenten una «inseguridad alimentaria aguda».

En Afganistán, se prevé que 10,6 millones de personas -un 47% de la población- que viven en zonas rurales se enfrente a un grave déficit de alimentos para marzo si no se brinda una vital ayuda urgente.
Por último, el informe reveló que en República Centroafricana el conflicto armado siguió siendo el principal impulsor del hambre en 2018, con 1,9 millones de personas con déficit alimentario severo.

FUENTE: TELAM

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: