#Ahora

LAS RAZONES POR LAS QUE NO BAJA LA INFLACIÓN EN LA ARGENTINA

La inflación de febrero se perfila para alcanzar el 3,5% según las estimaciones de los privados. Para los analistas, la inflación seguirá en estos niveles al menos hasta mayo. 

«Enero fue complicado y febrero viene peor. Nosotros hacemos una medición semanal y nos da bastante más arriba de 3%», indicó a Clarín Federico Furiase, director de la consultora EcoGo. Para la consultora ACM en los próximos meses la inflación oscilará entre 2,5% y 3% por efecto de servicios, transporte y la segunda ronda, el impacto de las tarifas sobre los costos de la producción.

De acuerdo a un relevamiento del matutino, las razones detrás del repunte de los precios son cinco:

Inercia

Los precios no suben únicamente por la situación actual, sino también por lo que ocurrió en los meses previos​. En esta inercia influye que el traslado a precios de la devaluación del año pasado fue acotado. 

Para Furiase, «el hecho de que las paritarias, las jubilaciones y las tarifas se ajustan por lo que sucedió en el pasado genera una inercia que hace que el proceso de desaceleración de la inflación cueste más».

Según Camilo Tiscornia, de la consultora C&T, «los precios mayoristas estuvieron tranquilos en enero, -subieron 0,6% mientras los precios minoristas aumentaron 2,9%-. Ahora hay un tema de inercia y de expectativas. Hay un efecto de segunda ronda. El año pasado el dólar subió mucho y no hubo un pass through tan grande».

Alimentos 

Para ACM «Alimentos aún está impactada por el pasaje de la devaluación a precios. Alimentos y bebidas no alcohólicas registran un aumento interanual del 53,1%, 3,8 puntos porcentuales por encima de la inflación headline».

La consultora LCG detalla que la suba de alimentos de enero «duplicó la de diciembre». Y agrega que «Alimentos explica buena parte de la aceleración de la inflación núcleo. El precio de la carne vacuna, con alta incidencia dentro del rubro, subió entre 6 y 7%, muy por encima del promedio. Sin dudas esto arrastrará un deterioro mayor de los indicadores de pobreza e indigencia».

Según la consultora Elypsis, la variación semanal de alimentos en la segunda semana de febrero arrojo 1,5%, frente al 1,8% de la primera semana. «Carnes se desacelera pero aún se mantiene en registros elevados. Su variación semanal se ubicó en 2,7%, frente al 4,4% de la semana pasada. Mientras tanto, su variación mensual promedio se ubicó en 6.2%», agregan.

Para Lorenzo Sigaut Gravina, «los datos de la primera quincena de febrero del IPC GBA de Ecolatina auguran subas significativas para las canastas este mes: Alimentos, con el precio de la carne vacuna trepando más del 10%, viene subiendo fuerte».

Tarifas

La Fundación Capital remarca al matutino que «la actualización de las tarifas de servicios públicos, que se desdobló para dosificar el impacto en varios meses, le sumaría alrededor de dos puntos a la inflación en los próximos meses».

​​Para Furiase, «sin tarifas, el nivel de inflación de corto plazo sería más bajo pero con un problema pateado para futuro, porque hoy la política de recomposición tarifaria tiene que ver con que el Gobierno tiene que bajar subsidios para bajar el déficit fiscal y recibir los préstamos del FMI porque el mercado internacional te cortó el crédito y no te presta».

Para LCG, «es probable que los efectos de segunda vuelta a partir de la suba de las tarifas ya anunciadas impliquen una nueva aceleración del índice core en los próximos meses. Tampoco descartamos nuevos aumentos de las tarifas de servicios públicos, aunque asumimos que, en caso de aplicarse, se concentrarían post- elecciones. En este contexto, creemos que el Banco Central podría volver a ser más cauteloso al momento de relajar la política monetaria, lo que demoraría aún más la recuperación de la actividad».

Paritarias

A partir de diciembre comenzó a darse alguna recomposición salarial por efectos de la inflación de 2018. Esto, junto al impacto del aguinaldo, hizo que en algunos rubros de servicios no regulados los precios se ajustarán al alza para captar parte de la recomposición.

Según explicaron a Clarín desde el Banco Central «la inflación de bienes suele ser más sensible al tipo de cambio mientras que que los servicios evolucionan influenciados por los salarios, luego de la recomposición de ingresos de diciembre».

Según Ecolatina, «​hacia abril comenzará la temporada alta de las negociaciones paritarias, en las cuales los trabajadores intentarán recomponer el poder adquisitivo perdido el año pasado. Los aumentos salariales que surjan de las mismas también impondrán presiones sobre los costos de las empresas impulsando, en particular, los precios de los servicios privados».

​Las variaciones del dólar

Para Ecolatina, «la estabilidad del dólar será clave para que no haya otra disparada en los precios. La elevada tasa de interés de las Leliq ancló las expectativas de devaluación, convirtiendo a la estabilidad cambiaria en la herramienta de política monetaria más efectiva. Al calmar el precio de la divisa, la desaceleración de los precios se dio de forma simultánea al recorte de tasas de interés nominales y reales».

Sin embargo, la consultora indica que «el calendario electoral podría ejercer nuevas presiones cambiarias, producto de una mayor dolarización de carteras». Para Ramiro Castiñeira, de Econométrica, «las proyecciones de inflación del segundo semestre están en torno al 2%, pero eso está a la expectativa de que el Central modere su ritmo de creación de dinero. No se trata sólo de que deje de financiar al Tesoro, sino también que deje de emitir para comprar dólares y sostener la cotización. Hay que tener en cuenta que solo la emisión de dinero para el pago de las Leliq le pone un piso de entre 1,5% y 2% mensual a la inflación».

IPROFESIONAL.COM

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: