#Ahora

MADRYN | CONDENADO POR ABUSAR DE SU HIJA Y SU SOBRINA

El acusado era un mecánico de Madryn que abusó de su hija y de su sobrina. Las víctimas se animaron a denunciar tras varios años y el sujeto fue condenado a 15 años de prisión

Un hombre identificado como G.G. (51) fue condenado por reiterados abusos sexuales cometidos contra su hija y su sobrina, cuando ambas eran menores de edad, y se animaron a contar varios años después. La condena fue a quince años de prisión, tras un juicio que se llevó adelante durante 20 días.

El caso se conoció cuando, tras años de abusos y amenazas, la nena se animó a contarle a sus padres las prácticas sexuales a la que era sometida por su tío. La niña describió ante los peritos psicólogos que era abusada cuando iba a visitar a su tío y que la amenazaba: si decis algo a alguien te mato a vos y a tu mamá. Los abusos comenzaron con tocamientos. Y se cometieron durante cinco años. El último abuso ocurrió en enero de 2017. Y luego que le pudo contar a sus padres, la madre hizo la denuncia en la Comisaría de la Mujer.

A partir de esta denuncia, la hija del acusado, ya mayor de edad, también se animó a realizar la denuncia. “Esto no le tiene que pasar a nadie más”, afirmó la joven.

La causa la llevaron adelante los fiscales Alex Williams, Alejandra Hernández y Daniel Báez. Los protocolos dieron positivos. Las pericias psicológicas concluyeron que las víctimas presentaban indicadores coincidentes con Abuso Sexual Infantil y un relato creíble sobre los hechos denunciados. A su vez, el informe realizado al imputado surge que comprende la criminalidad de sus actos propios como de terceros.

Los fiscales formularon cargos por “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo bajo la modalidad de delito continuado en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante bajo la modalidad de delito continuado”.

La causa llegó a juicio y el tribunal estuvo integrado por los jueces Patricia Asaro, Stella Eizmendi y Marcelo Orlando. El veredicto de los jueces fue condenatorio y le impusieron una pena de quince años de prisión. El condenado, un mecánico de 51 años, llegó al juicio en libertad y tras el veredicto condenatorio quedó detenido. Actualmente el condenado está detenido en el Centro de Detención ubicado entre Trelew y Puerto Madryn.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: