#Ahora

TRAS LA DURA DERROTA EN CÓRDOBA, CAMBIEMOS BUSCA REFLOTAR PARA LAS NACIONALES

Con la elección en Córdoba del domingo todavía caliente, el brutal triunfo de Juan Schiaretti y el cachetazo que sufrió Cambiemos, implosionado en el plano local, comenzó ya a tallar en las ingenierías de la coalición para enfrentar el ahora redoblado desafío de las parlamentarias nacionales y la pulseada presidencial en la segunda plaza electoral del país, y distrito clave para Mauricio Macri.

En las filas de Mario Negri y Ramón Mestre ayer todavía estaban en tren de procesar el segundo y tercer puesto que se llevaron, muy lejos de un cacique peronista reelecto por cerca de 36 puntos (se alzó al final con el 53,97%). Sumados, ambos radicales dibujaron un 28,7%.

La muerte el domingo, cuando avanzaba el escrutinio provisorio, del diputado nacional Héctor Olivares tras ser baleado en el Congreso dilató las primeras definiciones. Negri incluso voló hoy a Buenos Aires -en viaje relámpago- para asistir al velatorio en el Parlamento.

Pero el duro y difícil proceso de autocríticas, pases de factura y exigencias ya arrancó, inexorable, como paso necesario para recuperar fuerzas y encarar la pulseada nacional que se viene, contrarreloj, de la mano del cierre de la presentación de alianzas, el 12 de junio, y de candidatos, el 22.

En la noche del bunker de Córdoba Cambia, donde el aire era espeso y se respiraba congoja por el revés del diputado nacional (menguado en parte por su triunfo en el duelo intestino ante Mestre), la puja nacional entró de lleno en el radar, con la mirada puesta en liderar, desde Negri, “la reconstrucción de Cambiemos de cara a las presidenciales, para que Macri gane en Córdoba”.

La meta incluye dar la mejor batalla posible, pese al viento electoral en contra, también en las parlamentarias nacionales, donde Córdoba renovará 9 diputados.

Un armado donde aún es apresurado confirmar nombres, pero que podría eventualmente incluir al radical Rodrigo de Loredo, quien si bien fue el candidato de Mestre a la intendencia, cultiva un perfil independiente y el margen de su tercer puesto ante Luis Juez fue menor al que separó al actual intendente de Negri. “No es mestrista, ni al mismo bunker fueron”, remarcaron desde fuentes negristas.

También se ventila el nombre de la macrista Soher el Sukaria. E incluso no descartan a priori una potencial candidatura del propio Negri por la reelección (si es que no opta finalmente por ir la senaduría en 2021).

En ese caso podría sortear la orden de la Mesa Nacional de Cambiemos de impedir dobles aventuras de candidatos que pretendan jugar en provincia y en la nacional. La picardía tiene una explicación formal: en Córdoba al final no se conformó Cambiemos para el tramo local, por lo que –evalúan- no debería correr esa restricción.

El éxito de ese diseño nacional estará atado en rigor a la potencia del armado que termine sellando un hoy más blindado Schiaretti.

En el interior de la coalición recuerdan que en las PASO presidenciales de 2015 José Manuel de la Sota le ganó a Macri (luego el actual presidente se impuso ante Sergio Massa).

En las legislativas nacionales, en tanto, Cambiemos castigó a la por entonces Unión por Córdoba por 18 puntos. Pero hoy el final, leen, es abierto.

“Se puede dar todo, menos que gane el kirchnerismo; las PASO y octubre pueden ser para Macri o para el peronismo republicano”, admitieron ante Ámbito Financiero desde círculos de un radicalismo que sigue apostando electoralmente a Cambiemos.

Pero consideran que aún es aventurado sacar conclusiones más contundentes. “Nadie sabe qué candidatos tendrá el PJ Federal, qué pasará con Roberto Lavagna, y que pasará si se une todo el PJ”, diagnosticaron. Y donde el rol que jugará Mestre, actual presidente de la UCR provincial, es aún una incógnita.

“Nadie cree que Mestre vaya a querer tener protagonismo en Cambiemos provincial”, evaluaron desde pasillos de Córdoba Cambia, un sello con el que el radical Negri marchó asociado con el PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica.

La mirada se apoya en los oscuros números que dejó, para Mestre, el dictamen de los votantes con Boleta Unica de Sufragio: bajo el sello de la histórica Lista 3 radical, cayó al tercer puesto a gobernador con 10,94%, perdió su puja íntima ante Negri, y también quedó en el tercer escalón su candidato a sucederlo en la capital, Rodrigo de Loredo.

Un cuarto punto grafica ese escenario: como candidato a gobernador, arañó sólo 9 puntos en la capital, en medio del segundo mandato consecutivo, que vence en diciembre.

AMBITO FINANCIERO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: